‘El libro del cementerio’ de Neil Gaiman

ellibrodelcementerio

Título original: The Graveyard Book

Año de publicación: 2009

Nº de páginas: 293

Editorial: Roca

Ilustraciones: Chris Riddell

Guiado por su instinto, un bebé escapa de la cuna en medio de la noche y logra alcanzar el cementerio más cercano a su casa. El individuo que lo persigue, cuchillo en guante, acaba de asesinar a toda su familia y está decidido a terminar con él. Pero los espectros del camposanto protegen al pequeño y acaban acogiéndolo en sus tierras. Aunque esta vez se le ha escapado, el siniestro hombre Jack no descansará hasta cumplir su misión…

Ha sido mi primer acercamiento a la obra de este autor y me ha sorprendido gratamente. Este libro me deja con muchas ganas de explorar sus trabajos más adultos.

El estilo es mágico y envolvente y, a pesar de estar dirigido a un público infantil/juvenil, es una lectura fácilmente disfrutable a cualquier edad. El singular escenario, los personajes pintorescos y la gran cantidad de diálogos hacen que el ritmo sea muy ligero. Hay un delicado equilibrio entre este ambiente amable y la historia de fondo, los orígenes de Nadie Owens, mucho más siniestros e inquietantes. Conforme el protagonista se va haciendo mayor, esta trama va adquiriendo mayor presencia. Me fascinó el contraste que marca el autor entre el mundo del cementerio, normalmente asociado al terror y la fatalidad, y el mundo exterior: el protagonista se siente protegido dentro de los límites del camposanto, mientras que lo que hay más allá de la verja le fascina y le asusta a partes iguales.

La mayoría de los personajes tienen esa cualidad caricaturesca de los cuentos pero algunos de ellos presentan rasgos más definidos que se van haciendo más complejos conforme avanza la historia. Uno de los más destacables en esta línea es Silas, el tutor de Nadie. Su aura funesta, cuya explicación llegamos a entrever en los comentarios que rondan sobre su persona, no impide que actúe como un segundo padre para el chico, aconsejándolo acertadamente las más de las veces y otras limitando su libertad para mantenerlo seguro.

Es una historia sobre la infancia, la fantasía, el paso a la adolescencia, la amistad… una combinación bastante común en libros dirigidos a esta franja de edad pero planteado de forma muy original en este caso. El hecho de que el indicativo de la madurez de Nadie Owens y el principio de una nueva etapa sea su imposibilidad para seguir viendo a sus parientes y amigos del cementerio me parece genial y un tanto triste a la vez.

Después de leerlo, escuché el audiolibro leído por el mismo Neil Gaiman y lo disfruté muchísimo. Además de mostrarnos que el autor es un gran narrador, esta experiencia sirve para valorar el trabajo de la traductora de la versión española, Mónica Faerna.

Mi versión de la portada:

ellibrodelcementerio

‘Harry Potter and the Philosopher’s Stone’ de J.K. Rowling

harrypotter1

Año de publicación: 1997

Nº de páginas: 248

Editorial: Bloomsbury

Título en español: Harry Potter y la piedra filosofal

Edición ilustrada por Jim Kay

Harry Potter se ha quedado huérfano y vive en casa de sus abominables tíos y el insoportable primo Dudley. Se siente muy triste y solo, hasta que un buen día recibe una carta que cambiará su vida para siempre. En ella le comunican que ha sido aceptado como alumno en el Colegio Hogwarts de Magia. A partir de ese momento, la suerte de Harry da un vuelco espectacular. En esa escuela tan especial aprenderá encantamientos, trucos fabulosos y tácticas de defensa contra las malas artes. Se convertirá en el campeón escolar de quidditch, una especie de fútbol aéreo que se juega montado sobre escobas, y hará un puñado de buenos amigos… aunque también algunos temibles enemigos. Pero, sobre todo, conocerá los secretos que le permitirán cumplir con su destino. Pues, aunque no lo parezca a primera vista, Harry no es un chico normal y corriente: ¡es un verdadero mago!

Es muy difícil escribir una reseña sobre una saga que me ha acompañado en tantos momentos diferentes de mi vida. Todavía recuerdo cuando mis padres me regalaron ‘Harry Potter y el prisionero de Azkaban’ y aluciné en colores con el mundo que me encontré entre sus páginas. Tendría 11 o 12 años y creo que fue perfecto cruzarme con esta historia por aquel entonces. Inmediatamente me enteré de que lo que acababa de leer era la tercera entrega de una serie y fui corriendo a hacerme con los dos anteriores, que leí en cuestión de días. Entiendo perfectamente que supusiera el acercamiento a la literatura para miles de niños que no habían mostrado antes ningún interés por los libros. Aunque en mi caso yo ya era una lectora regular, no consigo recordar ningún otro libro o saga que me hubiera tenido leyendo tantas horas seguidas y en un estado tal de ensimismamiento.

La publicación de esta nueva edición ilustrada llega como agua de mayo para aquellos que leímos las primeras entregas con la misma edad con la que Harry vivía sus aventuras. El gran formato y las preciosas ilustraciones a página completa de Jim Kay hacen de ella la pieza de colección perfecta para los que seguimos volviendo a la historia una y otra vez.

Evidentemente, esta relectura de ‘Harry Potter y la piedra filosofal’ ha sido muy diferente a las primeras, pero no por ello menos interesante. La perspectiva global y la distancia me hacen valorar muchísimo la evolución de los personajes y las situaciones a las que se enfrentan a lo largo de la serie.  Me refiero a ese sentimiento común que predomina entre los fans de Harry Potter  de haber crecido y madurado al mismo tiempo que los personajes, prácticamente desde los 11 a los 18 años, encontrando realidades cada vez más serias y complejas, y problemas para los que no siempre se puede aplicar la solución más conveniente. Esta primera entrega es el comienzo de una gran historia que, independientemente de toda la magia en la que se basa, trata cuestiones más reales de las que uno en un principio se puede imaginar.

Después de tantos años y tantas relecturas, el hecho volver una vez más a esta historia trae consigo un sentimiento de ternura y gratitud difícil de describir.

Te gustará si te gustó ‘Luces del norte’ de Philip Pullman.

Mi versión de la portada:

harrypotter1-web

Ilustración disponible en RedBubble, Society6, TeePublic, NeatoShop y Funkilicious.

‘Amanecer rojo’ de Pierce Brown

amanecerrojo

Título original: Red Rising

Año de publicación: 2014

Nº de páginas: 544

Editorial: RBA

Ilustración de portada: Faceout Studio/Charles Brock

Estrategia. Fuerza. Amor. Traición. Ideas como libertad o igualdad murieron junto con la Tierra. Ahora, en Marte, el equilibrio se sustenta en un férreo sistema de castas representadas por colores. Para acceder a la élite de los gobernantes, los dorados deben ganarse su puesto en una contienda implacable. Pero Darrow no es un dorado. Es un rojo, forjado en las entrañas del infierno. Afilado por el odio. Fortalecido por el amor. Para sobrevivir, debe ocultar su verdad. Sin olvidar que cada muerte, cada paso de la contienda, es por la libertad. Y con una idea fija en la mente: no convertirse en uno de ellos, pase lo que pase. En un mundo de oscuridad, un rojo amanecerá dorado.

Estamos ante una distopía juvenil cuya historia fluye de un golpe de efecto a otro con una rapidez pasmosa, a veces un tanto surrealista. Todo lo que encontramos en este libro es superlativo: lo insólito del escenario, el intrincado sistema social, las emociones de los personajes… La mezcla no puede ser más asombrosa. Marte terraformado y plagado de ciudades, una sociedad de castas dividida por colores donde cada cual nace con su destino escrito en piedra y el uso de terminología histórica y referencias a la mitología de la Antigua Roma crean una atmósfera extraordinaria que no deja al lector salir de su estupor inicial en ningún momento.

Uno de sus puntos fuertes es que, aunque en un principio parece caer en el tópico de los malos malísimos, esta idea se va disolviendo poco a poco. Los que en un principio parecen ser enemigos acérrimos, absolutamente planos en su crueldad, acaban presentando una profundidad llena de matices que les otorga una buena dosis de realidad. Esto crea bastantes conflictos en el discurso interno del protagonista, lo que, en mi opinión, salva al libro de ser la mera transcripción de una película de acción.

Es imposible no ver similitudes con otras series juveniles recientes aunque en este caso cabe mencionar un nivel un tanto superior de crudeza en algunas situaciones. Todo es un poco más sucio y un poco más agrio.

Un libro perfecto para los amantes de las distopías que buscan una lectura con un ritmo vertiginoso y mucha testosterona.

Te gustará si te gustó ‘Los juegos del hambre’ de Suzanne Collins.

Mi versión de la portada: