‘Las chicas’ de Emma Cline

laschicas

Título original: The Girls

Año de publicación: 2016

Nº de páginas: 344

Editorial: Anagrama

California. Verano de 1969. Evie, una adolescente insegura y solitaria a punto de adentrarse en el incierto mundo de los adultos, se fija en un grupo de chicas en un parque: visten de un modo descuidado, van descalzas y parecen vivir felices y despreocupadas, al margen de las normas. Días después, un encuentro fortuito propiciará que una de esas chicas, –Suzanne, unos años mayor que ella,– la invite a acompañarlas. Viven en un rancho solitario y forman parte de una comuna que gira alrededor de Russell, músico frustrado, carismático, manipulador, líder, gurú.

Fascinada y perpleja, Evie se sumerge en una espiral de drogas psicodélicas y amor libre, de manipulación mental y sexual, que le hará perder el contacto con su familia y con el mundo exterior. Y la deriva de esa comuna que deviene secta dominada por una creciente paranoia desembocará en un acto de violencia bestial, extremo…

A pesar del trasfondo morboso, macabro y un tanto místico que envuelve la situación de Evie, estamos ante un relato de adolescencia en el que las preocupaciones de la protagonista tienen muchos puntos en común con cualquiera de las historias de este género. Una chica que aún no se ha encontrado dentro de sí misma se topa con una secta que temporalmente parece brindarle aquello que está buscando: la sensación de pertenecer a algo mayor y sentirse elevada por otros. Las chicas, que como bien nos adelanta el título son el eje principal de la novela, aparecen antes los ojos de Evie como seres libres y seductores. La cómoda rutina en que pasaba el tiempo con su amiga Connie de repente parece descolorida y desprovista de significado.

La autora tiene una forma especial de desgranar los hechos, fijando ciertos detalles paralelos que enriquecen la narración y la empujan a través de un filtro delicado y lánguido. Es difícil leerlo sin recordar de vez en cuando los veranos de la niñez. La descripción del marco vital de Evie, su fascinación (casi impuesta por sí misma) por el rancho, las chicas y Russell, son elementos que encajan como el mecanismo de un reloj. Todo ello nos llega narrado por una Evie adulta que parece seguir sintiéndose igual de desarraigada que entonces.

Mirando hacia atrás, casi al final de la novela, vemos confirmado cómo Suzanne parecía ser consciente de la suciedad del trato, no apto para cualquiera. De cómo, al igual que la noche fatídica cuando obligó a Evie a bajar del coche, desde un principio se percató de que el rancho no era lugar para ella.

El que llegue a este libro buscando el morbo de una historia basada en los crímenes de La Familia Manson se llevará una gran desilusión. Tan solo en un par de ocasiones vemos referencias directas a los hechos, recreados por la autora de manera muy libre. Posiblemente haya sido una decisión más comercial que otra cosa; podría desarrollarse en el marco de cualquier otra secta u organización de la época y el resultado hubiera sido similar. El peso principal no recae en los asesinatos, aunque en cierta manera la narración se haya moldeado en torno a ellos. Por el contrario, esta novela habla de la adolescencia, del ansia por encajar en alguna parte y de la confusión que es vivir a cualquier edad y en cualquier circunstancia.

Te gustará si te gustó ‘Las vírgenes suicidas’ de Jeffrey Eugenides.

Mi versión de la portada:

laschicas

‘La espada del destino’ de Andrzej Sapkowski

laespadadeldestino

Título original: Miecz przeznaczenia

Año de publicación: 1992

Nº de páginas: 288

Editorial: Alamut

Ilustración de portada: Alejandro Colucci

Diseño de portada: Alejandro Terán

La vida de un brujo cazador de monstruos no es fácil. Tan pronto puede uno tener que meterse hasta el cuello en un estercolero para eliminar a la bestia carroñera que amenaza la ciudad, intentado no atrapar una infección incurable, como se puede encontrar unido a la cacería de uno de los últimos dragones, en la que la cuestión no es si los cazadores conseguirán matar a la pobre bestia, sino qué pasará cuando tengan que repartirse el botín. Magos, príncipes, estarostas, voievodas, druidas, vexlings, dríadas, juglares y criaturas de todo pelaje pueblan esta tierra, enzarzados en conflictos de supervivencia, codicia y amor, y entre ellos avanza, solitario, el brujo Geralt de Rivia.Andrzej Sapkowski es el gran renovador de la literatura fantástica de nuestros tiempos, un genio del lenguaje y la caracterización cuya prosa ya ha hechizado a millones de lectores en todo el mundo.

Una magnífica segunda parte para esta saga del brujo Geralt de Rivia, en la que lo acompañamos en una nueva colección de aventuras a modo de relatos cortos. A pesar de esta aparente desconexión, ya empezamos a ver indicios más que claros de un orden mayor que probablemente conducirá los próximos libros.

En esta entrega, Geralt empieza a mostrar sus dobleces más humanos, desmontando poco a poco la imagen de apatía que en algún momento nos pudo sugerir. Como ya ocurriera en parte en el primer libro, estos relatos nos muestran los límites del protagonista, dotándolo de un carácter complejo: el brujo no es todopoderoso, ni infalible, ni tampoco de piedra. El vínculo que establece con Ciri nos lleva a ver una cara de él que aún no conocíamos. A esto podemos añadir el breve relato de su encuentro con la poeta Essi y su relación Yennefer, cada vez más tortuosa. Parece que las mujeres que pasan por la vida del brujo tienen a veces un peso más importante que muchas de sus empresas.

De nuevo, los conflictos raciales juegan un papel importante en el desarrollo de algunas de estas historias, como en “Fuego eterno” o en “La espada del destino”.

Los diálogos vuelven a ser uno de los puntos fuertes de la narración, matizando a los personajes al detalle sin necesidad de descripciones extensas.

– ¡Puta indecorosa! –gritó-. ¡Sardina frígida! ¡Que se busque un bacalao!

– ¿Qué ha dicho? –se interesó Sh’eenaz, nadando más cerca.

– ¡Que no quiere tener cola!

– ¡Pues dile… dile que se seque!

– ¿Qué ha dicho?

– Ha dicho –tradujo el brujo- que te ahogues.

Sorprende cómo el autor es capaz de integrar dentro de un mismo hilo y utilizando los mismos personajes una serie de relatos más o menos cómicos con otros de lo más emotivos e intensos. En ningún momento tenemos sensación de incoherencia en esta sucesión.

En el último relato, “Algo más”, entre sueños febriles y mientras se debate entre la vida y la muerte, Geralt nos revelará de manera involuntaria las bases de lo que vendrá a continuación.

Mi versión de la portada:

laespadadeldestino

‘Relatos de lo inesperado’ de Roald Dahl

relatosdeloinesperado

Título original: Tales of the Unexpected

Año de publicación: 1979

Nº de páginas: 320

Editorial: Anagrama

La personalísima obra de Roald Dahl es cada vez más conocida y apreciada en España. Relatos de lo inesperado es quizá su libro más universalmente famoso, en el que demuestra de forma plena la afirmación: «La mente de Roald Dahl es inequívocamente malévola y perversa» (The Washington Post). En efecto, el autor despliega de manera magistral su mortífero ingenio y su macabro sentido del humor a lo largo de estos cuentos, rematados con desenlaces tan imprevistos como certeros. Este libro dio lugar a una célebre serie televisiva cuyos episodios estaban presentados por el propio Roald Dahl.

El lado más cínico y siniestro, macabro incluso, del autor inglés puede pillarnos muy por sorpresa a los que solo lo conocemos por sus obras infantiles. La maestría con la que juega con las tensiones tan diferentes de estos relatos es maravillosa y nos demuestra con creces su dominio del género. Consigue tenernos en vilo a pesar de que a veces podemos acertar a imaginar cómo acabará por resolverse el enredo. En otras ocasiones nos deja con cara de pasmo de la manera más espectacular.

Desde un hombre que dona su cerebro a la ciencia para que después de muerto lo mantengan vivo en una cubeta, a la dulce patrona de una posada que se deshace de sus inquilinos de la manera más bizarra, pasando por el matón del internado, muchos años después sentado frente a nosotros en el mismo vagón de metro. En todos ellos nos acercamos, de una manera u otra, a las caras menos agraciadas de la condición humana: los celos, el rencor, la avaricia y la maldad más pura, todo ello barnizado con una capa bien gruesa de humor negro.

En ‘La subida al cielo’ el autor consigue que nos volvamos tan maniáticos de la puntualidad como la señora Foster, llegando a acelerarnos el pulso con los continuos retrasos provocados por el marido. En ‘Cordero asado’ asistimos a una transformación de lo más milagrosa: el del arma del delito que pasa a ser la cena de toda una comisaría de policía. La figura del timador, también habitual en los relatos de Dahl, nos acompaña en ‘Hombre del sur’ y ‘Mi querida esposa’.

Un compendio de verdaderas historias inesperadas de rápida ingesta pero digestión pausada que golpean de lleno al lector y lo acompañan bastante tiempo después de la lectura.

Te gustará si te gustó ‘Wilt’ de Tom Sharpe.

Mi versión de la portada:

relatosdeloinesperado